Reflexiones

19.10.2018

Un día caminaba muy cabizbajo y triste por la calle. ¡Seguramente también te ha pasado en más de una ocasión! Nada funcionaba, no encontraba el rumbo, tenía una tormenta en la cabeza, la aflicción me acompañaba en cada sollozo. Me detuve un par de veces a llorar, al parecer, había extraviado el. Propósito.
La mente me atacaba con fiereza, tal como los enfurecidos rayos que salían de las manos delEmperador ante un alicaído Luke Skywalker ¿Por qué está ocurriendo esto? ¿Hasta cuando sucede esto? ¿Por qué soy tan necio? ¡Qué penca soy! Era una danza interminable, realmente la cosa no paraba....
Continúe caminando con resignación y con la vista perdida. En un momento algo extraño ocurrió. No fue un pensamiento, tampoco una voz, al parecer, un "darse cuenta"
¡Tengo un cuerpo para caminar, una voz para expresar, oídos para escuchar, ojos para admirar, manos para ayudar y acariciar!
Tan solo me detuve y reí a carcajadas... Jajajajajajajajajajaj......no me había dado cuenta lo abundante que soy... La vida circula por cada poro de mi ser - reflexionaba al tiempo que agradecía el don de vivir!!!!