Aceptación de lo que Es,-Articulo Revista Bienestar y Salud 

21.10.2016

La aceptación de lo que es

...Por Cristián Sarmiento

Si bien ha sido un tema bastante explorado por diferentes corrientes espirituales, religiosas y teológicas, resulta complejo encontrar la aceptación en los diferentes sucesos que vivimos día a día. Cuando no aceptamos, surge en nuestra mente una serie de patrones de pensamiento asociados con la autocrítica, descalificación, juicio y hasta traición que no sólo nos separa del momento presente, sino también consume gran parte de nuestro combustible energético.

En la práctica, como no logramos aceptar, analizamos insistentemente todos los alcances e implicancias hasta alcanzar la satisfacción personal, aunque este proceso pueda significar toda una vida de tertulia mental.

Así también, nos encontramos de frente, una y otra vez con una de las principales leyes del mundo energético, que dice "lo que mantienes en la mente se traduce en tu vida"; por tanto, continuamos con dolor, rabia, frustraciones, etc..., y con la habitual sentencia ¿Porqué me ocurre esto una y otra vez?

De lo anterior, podemos descubrir un "círculo vicioso" que mantiene como ingredientes la no-aceptación, el torbellino mental y, por ende, situaciones incómodas o molestas.

Con tal de avanzar en la aceptación de lo que es y liberar nuestra alegría intrínseca, tenemos que entender que no es un proceso netamente racional, donde "la voz mental" decrete firmemente: ¡¡¡Acepto todo lo que ocurre el día de hoy!!!, debido a que minutos u horas después, surgirá de seguro un pensamiento "no sé si estoy tan seguro de ello" o, derechamente, lo que nos prometimos a nosotros mismos, simplemente lo olvidé.

Y, ¿Si no es un proceso dominado por la racionalidad o la interpretación de lo sucedido? ¿Cómo avanzo en este sendero?. Un pensamiento surge microsegundos después de nuestra sensación de ser, experiencia de existir o conciencia "Yo Soy". Por tanto, cuando estamos en pleno proceso de cuestionamiento, duda y no-aceptación, hay una sensación que no queremos sentir, evitamos interiorizar o que sencillamente no la queremos abrazar en nuestra esencia amorosa y compasiva. Con lo anterior, quiero decir que la no-aceptación surge inicialmente de evitar sentir una emoción o sentimiento y, al no aceptar, optó por caer en el pensamiento infinito una y otra vez.

La próxima vez que te encuentres confuso, enrerado o no aceptando, pregúntate a ti mismo ¿Que estoy evitando en este momento?¿Que sensación no quiero sentir en este momento?. La clave no es buscar una respuesta mental...por favor...ignora los pensamiento; imagina que es como el viento que sopla en tu rostro con el cual no te identificas, sino sencillamente lo sientes.

Al principio, podría resultar complicado, ya que por entrenamiento y hábito queremos saber el porqué de todo lo que sucedió. Acá, no estás tratando de entender sino entrar en tu ser más profundo, sintiendo lo que has rechazado para acogerlo en la totalidad de tu ser. Por ejemplo, si el día de hoy estás afligido o preocupado por dinero, por inestabilidad laboral o por la rabia de no alcanzar ciertas metas, pregúntate ¿Que sensación me genera lo que estoy viviendo hoy? y obsérvate que aparece, que surge en tu conciencia y permite que esa incómoda emoción y/o sensación esté sin olvido o recriminación, sino en la plenitud de tu presencia.

Cuando practicas una y otra vez con diligencia, cada vez aparecen menos situaciones que te incomodan en la vida cotidiana. Eso si, merece tu compromiso y dedicación contigo mismo. En la práctica, no querer sentir es no querer conocerte a ti mismo.

Un abrazo afectuoso,

Cristián Sarmiento

Canalizador / Escritor

https://facebook.com/cristian.sarmiento.ci<

/p>